Skip to main content

Dentro de los prestamos hipotecarios siempre existe el debate sobre cuál es la mejor hipoteca, la de cuotas fijas, variables o mixtas. Pero lejos de tomar un partido y defender una a capa y espada, lo ideal es ver qué nos ofrece cada una contrastando sus beneficios en el momento actual. 

Sin ánimos de aportar más al debate interminable, develaremos que hay detrás de cada una, contrastando sus beneficios y contras para que puedas determinar cuál es la mejor hipoteca en tu caso. 

Hipoteca tipo fijo 

Las hipotecas tipo fijo son aquellas que poseen un interés constante en la totalidad del tiempo que dure. Lo que significa que acarrea un riesgo menor dado que las cuotas serán uniformes en todo momento aunque el mercado cambie. 

Pero esta seguridad de las tasas fijas repercute en que las cuotas de este tipo de hipotecas tienen a ser más elevadas que las de tipo variable, sobre todo al inicio. Además, el periodo para amortizar que ofrece el banco en las hipotecas de tipo fijo son más cortos que las de interés variable. 

Hipoteca de interés variable  

Una hipoteca de interés variable tiene como característica principal que las cuotas fluctuarán dependiendo de dos factores principales como lo son el euríbor y el acuerdo con el banco.  

Este cambio se realiza cada seis meses o una vez al año, dependiendo de cuando se acuerden los periodos de revisión con la entidad bancaria.  

Las hipoteca de interés variable normalmente son solicitadas por personas que no tienen problemas con afrontar un riesgo mayor en el futuro y piensan crecer económicamente. Ya que los plazos de amortización suelen ser mucho más extensos, entre 30 y 40 años y al inicio se paga mucho menos que una de interés fijo.  

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el euríbor determinará en gran medida la cuota y ese es uno de los riesgos de este tipo en específico.  

Hipoteca mixta

Las hipotecas mixtas son un híbrido ente el tipo fijo e interés variable, pero no por eso son la mejor hipoteca. 

Este tipo se caracteriza por iniciar con un interés fijo, y mantenerse así por un período previo acuerdo con el banco. Luego pasa a ser interés variable dependiendo de las fluctuaciones del euríbor.  

Debido a sus características, las cuotas iniciales serán más elevadas y fijas, mientras que en la segunda parte estas tiendan a disminuir. Por eso es necesario un colchón de ahorros más sólido para adecuarse a los intereses fijos iniciales. 

Pros y contras de cada tipo de hipoteca  

Cada tipo de hipoteca tiene sus aspectos positivos y otros que no tanto. Este contraste es lo que te permite elegir la mejor hipoteca y aquí lo expondremos en los tres aspectos principales.  

Plazos de amortización  

No hay nada escrito en piedra, pero las entidades bancarias suelen tener plazo distinto a los que puedes acceder con cada tipo de hipoteca.  

Las fijas tienden a ofrecer periodos más cortos y aumentar el interés notablemente mientras más largo sea.  

Pero las variables y mixtas tienen la ventaja de que al estar ancladas al euríbor, por lo que el banco puede ofrecer plazos más flexibles sin un aumento sustancial de la cuota a la hora de acordar.  

Intereses en cada tipo  

Además de las diferencias obvias de cada tipo, es importante destacar la ventaja de cada una: 

  • En el caso de las fijas se deben pagar cuotas que al inicio tienden a ser más altas y con plazos más cortos.  
  • En cambio, en las de tipo variable estas son más amigables al inicio dado el gran plazo, y que se pretende una subida con el alza del mercado. Esto genera el riesgo de la fluctuación del euríbor que puede aumentar las cuotas notablemente en un período de tiempo.  
  • Las mixtas solo dependerán del período en que te encuentres, adhiriéndose a una u otra.  
mejor-hipoteca-online

¿Tipo fijo, mixto o variable cuál es la mejor hipoteca?  

Cada tipo tiene sus ventajas y contras como los hemos desglosado, por eso dependiendo de tu perfil económico y aspiraciones te será conveniente un tipo específico.  

Los intereses son impredecibles, pero si tienes una perspectiva de aumentar tu poder adquisitivo, las de interés variable pueden ser la mejor hipoteca.  

Por otra parte, las personas mayores desean menos riesgos y tienden a poseer mayores ahorros para decantarse por un interés fijo.  

Dado que esto es determinante, la mejor hipoteca es la que se hace para ti, diseñada bajo tu realidad e intereses. Siempre existe la oportunidad de cambiar tu hipoteca para que se ajuste mejor a tus necesidades. ¿Quieres saber cómo? ¡Comunícate con nosotros!  

Leave a Reply

es_ESEspañol