Skip to main content

Cuando las tasas de interés ya son consideradas demasiado bajas para el tiempo actual, aprender cómo cambiar la hipoteca de banco puede ayudarte a tomar la decisión financiera más sabia para tus bolsillos.

Sigue leyendo y conoce cómo puedes ahorrar mucho dinero mejorando las condiciones de tu hipoteca.

Cambiar la hipoteca de banco

Muchas personas se preguntan si es posible cambiar la hipoteca de banco y si es recomendable hacerlo, la respuesta corta a estas dudas es sí.

Mover tu hipoteca a otro banco en el momento adecuado puede ayudarte a ahorrar dinero en el costo total de tu vivienda y de hecho, ayudarte a pagar dicha hipoteca más rápidamente.

¿Eso significa que deberías conseguir de nuevo toda la documentación con la que solicitaste la hipoteca? ¡Sí y no! Es decir, si lo haces con nosotros, sería un proceso sencillo y rápido. Si lo intentas hacer directamente con los bancos, entonces puede que desistas ante tantos pasos.

Y como eso no es lo que queremos, te vamos a hablar primero sobre cómo funciona el cambio de hipoteca en sí. Ya después, evaluar la oportunidad es cosa tuya.

De qué se trata el cambio

No es un proceso fácil, no vamos a mentirte. Se necesita mucha meticulosidad y saber analizar las contraofertas que los bancos realizan para tomar una decisión inteligente.

Si bien es cierto que cambiar la hipoteca a otro banco puede mejorar las condiciones que posees con el préstamo. También es un riesgo si no conoces sobre la tasa de interés (y si mejora para ti en este caso), la frecuencia de pago, o si en lugar de subrogar la hipoteca, es mejor cancelarla y contratar un nuevo crédito con otra entidad bancaria.

Mayormente, cuando haces el cambio de banco con el préstamo hipotecario sales ganando. Por una parte rebajas la tasa de interés que pagas actualmente por cuotas más bajas. Además de que existe una posibilidad muy alta de que ahorres más dinero que con el anterior acuerdo.

¿Subrogar hipoteca o una hipoteca nueva?

Subrogar una hipoteca es el proceso en el que cambias de acreedor a un nuevo banco. Éste incluirá mejores condiciones a las que tenías en el préstamo hipotecario anterior, tales como un plazo de amortización mucho más extenso, tipos de intereses bajos, y más.

A diferencia del subrogar la hipoteca, cancelarla para tener una nueva con otra entidad bancaria implica que realices la amortización del actual préstamo por completo. De esa forma podrás ir ante otro banco a realizar el nuevo acuerdo.

La única razón por la que no sería recomendable subrogar la hipoteca es porque la comisión de subrogación para el cambio de entidad bancaria es igual o mayor al monto de amortización.

Afortunadamente, la nueva Ley Hipotecaria ha reducido muchísimo los costes de cambiar la hipoteca de banco, al punto que muchas entidades financieras asumen la mayoría de los gastos. Por lo que realizar una subrogación sigue siendo una opción atractiva, aunque no por eso se vuelve la más sencilla.

cambiar-la-hipoteca-de-banco-con-colibid-puja

Cuando es conveniente cambiar la hipoteca de banco

Existen varios escenarios que te indican que es momento de cambiar hipoteca de banco. Como por ejemplo:

  1. Actualmente las tasas de interés que manejan muchos bancos son menores que el 2%. Así que si el préstamo hipotecario que posees actualmente está al 2% o más, es conveniente cambiar.
  2. Si tienes un buen perfil pero tu banco se niega a mejorar el acuerdo crediticio o mejorar las condiciones de la hipoteca.
  3. Llevas al menos dos años pagando cuotas y ves que las tasas de intereses son más bajas en otro banco.

¿Cuánto cuesta cambiar la hipoteca de banco?

Si decides cancelar la hipoteca para realizar un nuevo acuerdo hipotecario con otro banco, no solo asumes el abono de la tasación por la nueva hipoteca (aún cuando ya seguramente la pagaste cuando compraste la casa por primera vez), sino también todos los gastos que se encuentran relacionados a la cancelación del préstamo actual.

Entre estos gastos también está la tarifa de asignación, donde cubres el cambio del antiguo prestamista al nuevo; así como posiblemente también debas asumir la tarifa legal, es decir, los honorarios legales de toda la gestoría que implica el proceso.

En algunos casos, el promedio en los montos de cancelación de una hipoteca podrían rondar los 1.000 euros. Sin embargo, si todas las condiciones que propone la nueva entidad bancaria son mejores, entonces valdría la pena.

En el caso de la subrogación de la hipoteca, no todas las veces la entidad bancaria asume los gastos. Entre los más comunes está una nueva tasación del inmueble, la comisión por subrogar, la notaría y registro, etc.

No obstante, como incentivo para que realices el cambio de banco, algunas entidades pueden optar por cubrir con algunos o todas las gestiones y cargos del proceso. Es por eso que deberías evaluar qué es lo mejor para tu bolsillo, si hacer la subrogación o firmar una nueva hipoteca.

La mejor decisión

Estar muy bien informados siempre te llevará a tomar la mejor decisión. Y esa información puede llegar en complicados bloques de correos y comunicaciones pesadas que pueden llevarte a pilas de requisitos y extenuantes procesos burocráticos. O puede ser un proceso sencillo por internet con nuestra simplificación de pasos que asegura un abanico de opciones financieras.

Para nosotros, el tiempo es dinero y la tecnología existe para facilitarnos las cosas. Por eso creamos una herramienta donde las entidades bancarias te ofrecerán sus ofertas hipotecarias y contraofertas, no al revés. Ya no tendrás que buscar entidades financieras para analizar sus condiciones y al final, que tu propuesta sea rechazada.

Con Colibid puedes tener a los mejores bancos y brokers compitiendo por ofrecerte la mejor propuesta hipotecaria, porque nuestro sistema está diseñado para que tú escojas de manera simple y práctica cuál es la opción hipotecaria para ti que más te conviene, de acuerdo a la que se adapte mejor a tus necesidades financieras y cumpla con todo lo que has analizado de los valiosos beneficios.

Al final del día, lo más importante al cambiar la hipoteca de banco es que pueda ser un proceso rápido de lograr, pero especialmente ventajoso a corto, mediano y largo plazo.

es_ESEspañol